La historia de la atleta que entrena una hora por día y clasificó a los Games | Revista 21-15-9

La historia de la atleta que entrena una hora por día y clasificó a los Games

Valerie Voboril combina su corta programación con las obligaciones profesionales.

Es maestra, esposa, madre y crossfitter. Divide su vida entre las ocupaciones profesionales, el bienestar de su familia y el cuidado de su cuerpo. Así y todo, sesenta minutos por jornada le fueron suficientes para volver a los Games. Es que a los 38 años, Valerie Voboril logró clasificar por sexta vez en su carrera y hará su debut en la categoría masters women (35-39) durante la primera semana de agosto.

La teacher de kindergarten se describe como una mujer “con objetivos”, pero asegura que la competencia ya no forma parte de ellos. Si bien fue importante en su pasado, actualmente sólo entrena “para disfrutar la recompensa del trabajo duro y tener metas por las que seguir trabajando”.

Su carrera en el CrossFit comenzó allá por 2009, cuando el torneo todavía se desarrollaba en El Rancho de Aromas. Tan sólo un evento fue suficiente para que tuviera un traspié y no siguiera participando. Ya en 2010, cuando la competencia daba un salto de calidad pasando a ocupar las instalaciones de Los Angeles Galaxy y con un solo año como atleta, Valerie ya se tomaba revancha. Si bien era su segunda experiencia, la calidad de su condición física quedaría en la mente de los fanáticos que, sorprendidos, la vieron acabar su actuación en el tercer puesto de la tabla femenina. Pero cuando parecía que un rayo de luz asomaba por la ventana del éxito deportivo y la invitaba a seguir las andanzas del “deporte del fitness”, Voboril recibió una noticia que le “cambiaría la vida para mejor”: iba a ser mamá. Como consecuencia, en 2011 estaría afuera de las canchas.

Una publicación compartida de Val Voboril (@valvoboril) el

Poco tiempo necesitó para volver a rendir como en el pasado. Es que tan solo un año después (2012) clasificó nuevamente al torneo y quedó entre las cinco mejores del mundo. Con 33 primaveras y una hija, su performance era superior a la de Camille Leblanc-Bazinet, Rebecca Voigt e incluso Katrin Davidsdottir, que finalizaba en el puesto número 30 sin saber que tres temporadas más tardes se coronaría como la número 1 de la disciplina.

En 2013 y 2014 repitió la secuencia de ubicaciones, volvió a terminar tercera y quinta respectivamente. Ya para 2015 su nivel comenzó a verse opacado por el de sus contrincantes. Entrenar sola, sin coach y en el jardín de su casa no era suficiente para llegar a la elite del deporte; pero si para ser la madre que siempre había soñado. “Creo con firmeza que LA FAMILIA ESTÁ PRIMERO”, diría por aquel entonces intentando justificar el por qué de su método de entrenamiento.

Una publicación compartida de Val Voboril (@valvoboril) el

Tres temporadas más tarde la vida volvería a sorprenderla. Para el momento en que Dave Castro anunciaba la apertura de una nueva categoría master, ella llevaba nueve años de entrenamiento y seis de manera ininterrumpida. La posibilidad de volver a los Games estaba a la vuelta de la esquina y no dudo en alcanzarla. Siguiendo su filosofía, se preparó entrenando apenas 60 minutos por día. A los 38 años, quedó tercera a nivel mundial y ganó el derecho a competir en la clasificación on-line. Antiguas rivalidades florecían nuevamente, porque el paso de los años no había sido sólo para ella. Junto a Sam Briggs, Rebecca Voigt y Kristan Clever, entre otras, puso a prueba sus dotes y en apenas cuatro WODs logró quedar entre las 20 mejores. Como consecuencia de su ubicación en el séptimo lugar, Valerie Voboril volverá a competir en The CrossFit Games. Ahora, su hija, sus alumnos, sus fanáticos y su familia podrán disfrutar de su presencia en el torneo que se celebrará en Wisconsin. Pero lo más importante es que ella podrá disfrutar la recompensa del trabajo duro del que tanto ha hablado.

Quizas te interese:

RICH FRONING 21.2 CROSSFIT

RICH FRONING 21.2 CROSSFIT OPEN WORKOUT

Paso el Crossfit Workout 21.2 para en atleta Rich Fronning. Miralo en 21quince9