Entrevista a Dinamita Akena, el equipo campeón de El Amistoso | Revista 21-15-9

Entrevista a Dinamita Akena, el equipo campeón de El Amistoso

Los campeones vigentes de “El Amistoso” son atletas de tres boxes distintos, pero unidos bajo una misma bandera llevaron a “Samurai Team” a lo más alto del torneo.


Amistoso campeones

Se conoce como “Samurai” a una gran variedad de guerreros del antiguo Japón que gobernó aquel país oriental durante cientos de años. Sin embargo, en Argentina y sin ser literalmente guerreros, ellos vuelven a aparecer.
Bajo el nombre de “Samurai Team”, estos batalladores reencarnaron en el siglo XXI llevando esta denominación en el equipo que dirige Pablo Augusto.

El ser Samurai comportaba un compromiso mucho más amplio, que los obligaba a comportarse como un Samurai debe comportarse en todas las etapas de su vida, sin esperar nada a cambio, y aún a costa de enormes sacrificios.

El head coach del team fue quien eligió este seudónimo, basándose en el trasfondo que tiene relacionado con la disciplina, el trabajo, la dedicación y el sacrificio. “Ellos están planificando su vida para entrenar mejor y poder aumentar su nivel competitivo”, añade Pablo.

El equipo está compuesto por 25 atletas cuya mayoría pertenecen a Código CrossFit, pero también los hay de otros boxes. De hecho, el trio campeón del amistoso forma con personas de tres afiliados diferentes. Delfi Ortuño (Código), Agustín Pecci (Tropa) y Kevin Akena (Fortia).
Sin embargo, Pablo comenta que considera a todos por igual: “Es un equipo y voy cambiando los jugadores como si fuera un partido de ajedrez”, dando a entender que los representantes pueden variar según el torneo en cuestión.

En exclusiva para Revista 21-15-9, tanto los crossfitters como el entrenador, se prestaron a responder preguntas para contarnos un poco más sobre el conjunto y las sensaciones afines a la competencia.


¿Cómo llegaron a competir todos juntos?
Pablo:
 mi intención era presentar un equipo realmente competitivo para esta competencia. Por lo general suelo nivelar, pero en esta ocasión elegí cambiar. Lo hago de esta manera para que se acostumbren tanto a competir como a ganar o perder, según el caso. Pero como se acerca el Open me propuse encarar el evento de una manera más competitiva, para ir acostumbrándonos a semejantes sensaciones.
Por el lado de Delfi siempre destaqué que tiene un nivel superlativo y si a eso le sumaba la dedicación y el esfuerzo de Kevin y Agustín sabía que algo bueno iba a quedar. Sus determinación y sus ganas suman un montón.


¿Cómo se sienten ustedes como equipo?
Delfi:
¡Está buenisimo! definitivamente todo esto se dio gracias a Pablo, que nos ayudó a comprender que somos un equipo más allá de las individualidades. En la semana muchas veces se complica coordinar horarios, pero los sábados entrenamos todos juntos, es algo que nos ayuda y nos permite mejorar como tal.
Agus: es verdad, durante la semana es como que “entrenamos juntos”, pero de manera individual. Los sábados solemos hacerlo verdaderamente como equipo. Por suerte la dinámica es buenisima, estamos supercontentos.

El entrenador se denomina como una persona de palabras contadas y poco expresivo. Asegura que deja fluir las relaciones y les otorga el espacio de realización a cada uno de los atletas. No los limita.
Por otro lado, Kevin y Agustín ya son más que compañeros de WOD. Están tres horas por día uno al lado del otro y hacen mucho sacrificio por entrenar juntos en un mismo lugar, a pesar de tener cada uno el suyo.
Priorizan el grupo y el equipo por encima del tiempo libre que puedan tener en el día.

¿Cuál fue su estrategia para los WODs?
Delfi: Apenas los vimos, empezamos a pensarlos. Todavía no sabíamos la altura de los wall balls pero bueno, eso sólo podía complicarmelo a mi.
Ya de entrada pensamos en ir unbroken y en escuchar a nuestros compañeros que compitieron antes que nosotros, para saber con que podíamos encontrarnos. En ese momento definitivamente decidimos hacer los wall balls de a 50, para no perder tiempo en transiciones. En los front squats fuimos “a morir”, todavía me duelen las piernas.
(Risas)
Agus: Tal cual, solo pensamos y charlamos por arriba lo que haría cada uno. Más que nada lo definimos antes de entrar y según lo que nos fueron diciendo.
Lo único que sabía era que no iba a saltar -arrastra una molestia en el tobillo hace tiempo-, en base a eso pensamos la estrategia.
Kevin: en lo personal llegaba con el recuerdo de no haber ido “al palo” en el open. Cuando vi el WOD propuse ir al máximo intentando hacer la menor cantidad de transiciones posible, que es lo que nos había sacado mucho tiempo antes.

Finalmente Dinamita Akena realizó una división de 75-50-75 en lo que refiere a duers. En cuanto a wallballs lograron hacer 55-45-50, ya contando con la participación de Agustín. Por último, en los front squats optaron por aguantar lo más posible y sólo cambiar de atleta cuando el ritmo de ejecución comenzara a descender. Los tres resaltan que todavía están “matados de piernas”.
En el segundo workout todos obtuvieron resultados positivos, alcanzando o superando su RM previo de OHS. Sobre los T2b Delfi comenta que “gracias a la comunicación los fuimos llevando re bien“.

¿Con qué expectativas llegaron a “La Gran Final”?
Kevin: (Duda)  
Uf, llegué con pocas. En la semana previa al amistoso habíamos entrenado muy fuerte, así que fui sin ninguna expectativa más que la de probarnos frente a los muy buenos equipos que había. Ya en la entrada en calor dije “esto me está pesando un montón”, imaginate. 

¿Qué pensaron apenas Chapi comunicó el WOD final? ¿Cómo se sintieron haciéndolo?
Agus:
yo me sentí cómodo, sabía que ni en hand stand walk ni en c2b tendríamos problemas. Los thrusters me iban a costar pero tenía la esperanza de mejorar en las pull-ups.
Kevin:
me sentí mas o menos, tenía muy cansadas las piernas. Quería hacer las cosas unbroken pero tenía las piernas matadas. Delfi no pensaba en poder hacerlo pero la adrenalina le permitió hacer más de lo que creía. En c2b me sentí cómodo. En HSW me apuré y casi me como el piso con la cara, ahí me calmé y me enfoqué en hacer lo que me quedaba de buena manera.
No fui consciente de mi posición hasta llegar a la meta, que me tiré de una al piso.
Cuando me levanté y la vi a delfi yendo a la barra me subieron las expectativas. Con agus sabiamos que ella la iba a romper.

Delfi: (muy segura)
yo lo odié, odio los thrusters, odio Fran, me agita, me saca el aire. ¡Lo odio y es con 30 kilos! imaginate cuando me dijeron con 45. Ni chest-to-bar ni hand stand walk me molestan, pero los thruster si (risas).
Kevin me tranquilizó y me propuso hacer tres de siete, pero le dije “¿estas loco? no llego a hacer siete”.

Lo demás es historia. Una vez comenzada la final el primero en pasar fue Agustín y tanto Delfi como Kevin se preocuparon al no verlo salir primero. Después fue Kevin y finalmente Ortuño.
“Le pusieron unos huevos barbaros, ahí me subió la adrenalina”, nos cuenta la mujer del equipo. “Cuando agarré la barra estaba claro que iba a hacer 3 de 7”, continua Delfi.
Hizo 8, hizo 9 e hizo 10. También hizo 11, “para hacer más de la mitad”. Al final llegó a 15 de manera ininterrumpida. Levantó la cabeza y su equipo la alentaba. La gloria, al mismo tiempo, la esperaba una vez más detrás de la meta. “Agus y Kevin estaban deformes de la emoción, me contagiaron, me llegó y automáticamente hice las seis repeticiones que me faltaban”.
Delfi corrió a los C2b y los realizó de manera unbroken. Al bajarse de la barra estaba muy cansada para caminar. “La técnica no la pude mantener. Quería terminarlo sin bajarme y milagrosamente lo pude hacer”, finaliza su relato.

¿Tuvieron la posibilidad de decirse unas palabras previo al último WOD?
Pablo vuelve a decirnos que habla poco y que confiaba en la estrategia de los chicos: “ellos tienen mucha cabeza en cuanto a la parte táctica. Son personas muy centradas, no se van a mandar a hacer algo que saben que no pueden hacer para poner en juego a Dinamita Akena. Confié en lo que fueron pensando y por suerte nunca se desesperaron ni por la posibilidad de ganar o de perder”.

Y considerando que la tendencia del conjunto iba más hacia el “poder ganar” que otra cosa, ¿qué sensación tuviste al verlos ganadores?
Pablo:
La verdad que no me sorprendí, pero me llegó un muy buen concepto de Agus y Kevin. Me llenó de orgullo.
Los dos crecieron mucho en este tiempo y debo admitir que me dieron mucha alegría. Más que nada también me alegró por el equipo en si, fue increible ver como los 25 Samurai se tiraron encima de ellos como si fueran todos uno.

Dinamita Akena terminó a dos minutos de ventaja por encima de los segundos, el trio de Jötun. De esta manera obtuvo el título de “campeón”, pero ya tienen su cabeza en los próximos torneos.
Si bien los objetivos más grandes a los que apunta el Samurai Team son la Monstar y el Open del 2016
, muchos integrantes del conjunto se están preparando para SouthFit u otros torneos, como algunos interboxes.
Delfi volverá a competir con su compañera de Games, Juli Chapi, razón por la que asegura estar muy contenta. Junto a ellas también lo hará Sol Lupo. Por otro lado, Agus y Kevin harán pareja de nuevo. El tercero en que completa el conjunto es Sebastián Petrarca, quien también entrena con ellos durante la tarde.

La idea del equipo, confirman, es seguir creciendo “sin hacer mucho ruido”, de manera sigilosa y dejando que los logros hablen por si solos, pero comprendiendo que no siempre será así. “Cuando ganas es fácil… yo quiero que más allá de eso haya un grupo sólido que este lo suficientemente unido como para afrontar las derrotas de la misma manera que las victorias”, sentencia Pablo.

Todos los ganadores están agradecidos de sus compañeros, pero también del entrenador. “El hace todo el laburo y es quien confía en nosotros, que fuimos los afortunados de subir al podio”. Lo que pocos ven es que abajo del Nº1 había un equipo entero alentando y apoyando.

Kevin, además, resalta el apoyo de su familia quienes “siempre me bancan con esto del CrossFit”

Quizas te interese:

Davidsdottir se bajó de los Games: "No representaré a este deporte" | Revista 21-15-9

Davidsdottir se bajó de los Games: “No representaré a este deporte”

La islandesa volvió a hacer uso de sus redes sociales para referirse a la actualidad del CrossFit y tomó una decisión contundente de cara al futuro.