Home / Atletas / La voluntad del campeón

La voluntad del campeón

Un resumen de los acontecimientos de Kevin Ogar a dos años y medio de su imborrable accidente.


Corría el 10 de enero de 2014 cuando una inesperada noticia sorprendía al mundo del CrossFit. La alegría típica de un evento tan sobresaliente como el OC Throwdon se había convertido súbitamente en tensión, y sorteando la barrera de los idiomas, se extendía un rumor que sorprendía a toda la comunidad de manera indiscriminada. Desde entonces, pocos días tuvieron que pasar para que el eco de una terrible noticia se haga cada vez más fuerte. Kevin Ogar se había lesionado y su vida cambiaría para siempre.

Veintiocho años tenía por aquel entonces, cuando se preparaba para cumplir el objetivo de llegar a los Games. Sabía que el torneo en el que estaba participando era una gran forma de compararse ya que el mismo se caracteriza por su alto nivel competitivo. La celebración había comenzado un viernes por la noche con el evento inaugural en el agua. Durante sábado y domingo seguiría en tierra firme.

Siete pruebas tuvieron que pasar para que llegue el evento en cuestión, por lo que hay quienes adjudican su lesión al cansancio acumulado. Críticos del evento llegaron a asegurar que una prueba de fuerza máxima no debía haber sido impuesta con tanta fatiga encima. Lo cierto es que los atletas tenían que establecer su mejor marca de 3RM touch and go snatch  tras una larga corrida de tres millas; la primera con dos kettelebells (52 lbs), la segunda con una y la tercera sin peso.

El momento en el que su vida cambiaría para siempre estaba a punto de llegar. Sin saberlo, Ogar le haría frente a un antes y después en su carrera. Dispuesto a sumar puntos, encaró hacia la barra, acomodó sus brazos en los extremos y extendió sus piernas. Tomó aire exagerando el comportamiento para un segundo después volver a bajar el centro de gravedad. En ese mismo instante comenzó a jalar la barra hacia arriba. Su cuerpo logró una extensión completa. Sus piernas, en tanto, se abrieron mientras se metía por debajo del peso levantado. Recibió la carga casi sin preocupaciones, pero cuando empezó a pararse para finalizar la primera repetición la barra cayó por detrás de su espalda, al mismo tiempo que perdía el control del tren inferior. Y en vez de salir disparado hacia adelante, sus piernas se aflojaron dejándolo recostado e inmóvil en el piso.

1K_Ogar.jpg
Kevin compite previo a su lesión.

Consultado al respecto por T-Nation, el ex levantador olímpico Christian Thibaudeau
aseguró: “Los Crossfitters suelen tener una gran carga durante sus entrenamientos. Se podría decir que la fatiga acumulada durante los meses o semanas previas cumplió un rol en la lesión, pero no así la generada por la competencia“. Además, el entrenador agregó: “Tuvo varias horas para recuperarse de un trabajo que no era más pesado que los que estaba acostumbrado a hacer. Ogar era muy bueno. Tenía una técnica superior al promedio de los competidores. Yo me inclinaría por la teoría del accidente.” Sin embargo, sentenció: “Al hacer touch and go se suele perder la técnica y la fuerza que no se hace con las piernas pasa a quedar en manos de la espalda. Mucha gente del Crossfit hace eso y no sale lesionada, así que considero que había un problema en su columna previo a todo esto.”

Kevin tenía un amplio pasado deportivo como rugbierpowerlifter que lo habían llevado a obtener grandes resultados en el entrenamiento. Pesando 95 kilos, tenía marcas de 130 kg de snatch, 152 de clean and jerk, 213 de back squat y 250 de deadlift. Él era saludable“, comentaba su socio por aquel entonces. Entonces, comparado con esos récords, los 105 kg que cargaba en la barra previo al accidente no suponían un desafío mayor. Además, ya habían pasado cuatro horas desde aquella corrida con pesas rusas.

La causa de su lesión aún no ha sido confirmada. De hecho, todavía se mantiene engorrosa. Según Kevin, él sintió como la barra golpeaba su espalda. Sin embargo, los médicos que lo atendieron diagnosticaron una separación de las vértebras T11 y T12, que en casos extremos pueden dejar al tren inferior sin reflejos.

La primera hipótesis del accidente había sido el impacto de la barra, la cual al caer se encontró con unos discos que estaban a sus espaldas y aparentemente habría rebotado golpeando así sobre sus huesos. Pero considerando el parte médico, la caída de la misma habría sido consecuencia y no causa de esta lesión. Lo cierto es que tras dos operaciones de columna Kevin no ha vuelto a caminar.

En los meses posteriores al accidente Greg Glassman se contactó con el organizador del OC Throwdown, pero Crossfit® no emitió comunicado alguno. Sus redes se mantuvieron en normal comportamiento y con respuestas basadas en los silencios la organización se desvinculó de lo sucedido. Según ellos, la competencia no estaba certificada como oficial. De todos modos, el ámbito del damnificado actuó rápidamente.

En menos de 48 horas la comunidad se potenció y logró recaudar U$D 100.000 para amalgamar los gastos médicos. Las donaciones llegaron de todo el mundo y a su vez lo hicieron las palabras de apoyo. Para organizarse de mejor manera, una página oficial (Kevinogar.com) fue creada, recibiendo muchísimos otros aportes y alcanzando la suma de U$D 500.00. Así, la solidaridad le hizo frente a la adversidad permitiéndole al atleta salir adelante. Y no solo eso sino que también pudo seguir compitiendo.

Ogar camino al triunfo en WZA'16
Ogar camino al triunfo en WZA’16

Kevin sabe que no volverá a caminar, pero no lo ve como una desgracia. “¿Me gustaría volver a caminar? Si. Me encantaría volver a manejar mis piernas otra vez, pero ellas no me definen como persona. Volver a caminar no cambiará quien soy o lo que puedo hacer por los demás”.

Lejos de alejarse de la disciplina que tanto le gustaba, Ogar se acercó y se hizo más fuerte. Actualmente compite en la categoría adaptive, donde cosechó grandes logros entre los que destaca  su logro más destacado fue el primer puesto en Wodapalooza 2016.

Los ganadores deben tener la habilidad y la voluntad. Pero para ser un campeón, la voluntad siempre tiene que ser más fuerte que la habilidad.

– Muhammad Ali

 

Sobre Simon Bermatov

Jóven emprendedor. Meticuloso, polifacético y deportista. Amante de la actividad física en general, la comunicación y la música.

Quizas te interese:

Ben Garard: “Tal vez lo hacen para que no interrumpa el dominio estadounidense”

El mayor de los hermanos respondió vía redes sociales a las acusasiones que le llegaron tras los resultados por dopaje positivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *