El poder de las (tus) creencias | Revista 21-15-9

El poder de las (tus) creencias

Martín Montequín vuelve a poner la mente bajo la lupa en un artículo de gran ayuda.


Camino a los regionales o a los open 2018 o al próximo desafío de tu ciudad sabes que el primer paso para clasificarte es creer que puedes hacerlo. Luego seguramente habrá toda una planificación basada en objetivos progresivos que seas capaz de ir cumpliendo hasta el objetivo final. Hasta aquí suena sencillo, más incluso de lo que siempre piensas. La gran incógnita, ¿por qué muchas veces no llegas a cumplir aquellas metas?

En cenas familiares, esta “prohibido” hablar de futbol y de política. ¿Quién es el mejor del mundo, Messi o CR7? ¿Qué este partido político hace más que la oposición?, son conversaciones que muchas veces puede llegar a dar con una discusión porque yo tengo “verdades” y tú solo tienes creencias. Lo que yo digo es real y lo tuyo es una opinión y así hasta que la cena termine antes de tiempo y con malas caras. ¿Qué pasa con esa gente que dice, “el crossfit es muy lesivo”? Este tipo de creencia lo único que hace es limitarle a esta persona la posibilidad de probarlo, incluso si lo prueba hay altas posibilidades de que haga todo para lesionarse. Por más argumentos que le des a esa persona con miles de estudios comprobando que Cf no es lesivo, seguirá con su creencia, difícil será que la cambie.

En coaching trabajamos tus creencias en relación a tu performance (“en una competición siempre rindo por debajo de mi máximo”, “me es imposible no distraerme en pleno wod”, “todo está bien hasta que suena el 3… 2… 1… go!”). Estas creencias actúan en tu vida a modo de reglas omnipresentes sobre lo que es o no posible para ti. ¿Qué creencia aparece en tu mente al pensar en tu performance? El objetivo de trabajar tus creencias es crear nuevos canales de acción que hasta ahora no estaban en tu vida. Lo que va a determinar tu desempeño frente a las circunstancias de una competición, no serán las circunstancias en sí mismas sino la creencias que tu tengas sobre ellas. El significado que le des a lo que te ocurre determinará tu performance. Tus creencias están unidas a tu sistema de valores y constituye de alguna manera una especie de puente hacia tu comportamiento. Por esto es importante que les dediques tiempo.

Tus creencias limitadoras son la principal responsable de que no cumplas tus objetivos. A todos nos pasó, o a mí por lo menos, cuando el coach te indicaba los diferentes pasos del ring muscle up, ¿Cuánto tiempo creíste que era imposible hasta que lo hiciste? Muchas veces tienes la parte física y conoces la parte técnica pero hay algo en ti que no cree que puedas hacerlo. Por lo tanto, tus creencias te limitarán o te impulsarán a tomar acción y determinan quien eres y quien puedes llegar a ser. Pasar de un estado presente a un estado deseado es la manera que puedes trabajar tus creencias. Para llegar al estado deseado (objetivo) tendrás que sumarle a tu estado presente (hoy) recursos y habilidades que te acerquen poco a poco a tu objetivo. Este tiene que ser especifico (claro y sencillo), medible (para valorar el cumplimiento), alcanzable (no imposible), realista (adaptado a tus capacidades) y temporal (sujeto a plazos). Si no tienes claro tu objetivo difícil será transformar tus creencias de “no puedo”.

José Ortega y Gasset escribió en “Ideas y creencias”: ”nuestras creencias forman parte íntima de nosotros hasta tal punto que no son objeto de nuestro pensamiento consciente, todo lo contrario, son cosas que damos por hechas sin más”… ¿Cuánto das por hecho que no puedes conseguir en tu vida?

Tienes trabajo por delante. ¿Crees que puedes hacerlo?

Quizas te interese:

¿Quien ganará? Víctima vs. Protagonista | Revista 21-15-9

¿Quien ganará? Víctima vs. Protagonista

No importa si has perdido o has ganado, lo que importa es tu interpretación de lo que pasó.