¿Por qué los atletas muerden las medallas? | Revista 21-15-9

¿Por qué los atletas muerden las medallas?

Es una costumbre que se da en diversos deportes y al subir al podio.

Es una imagen que se repite a lo largo y ancho del planeta cuando un atleta se condecora en el podio. A la hora de posar para las cámaras suele meter su presea entre los dientes y sonreir. Pero si bien sucede en la cúspide del ámbito deportivo, el comportamiento tiene sus bases en una costumbre añeja y para nada vinculada a la actividad física.

El accionar -que hoy puede ser visto a diario en Juegos Olímpicos de la Juventud- se remonta al siglo XIX, cuando algunos de los argentinos que repitieron esa actitud durante el torneo, ni habían nacido.

Delfina Pignatiello (natación), Sol Ordás (remo), Iñaki Iriartes (ciclismo), Agustina Roth (ciclismo) y Facundo Firmapaz (tiro), son algunos ejemplos puntuales de dicha pose, popularizada y resucitada por Rafael Nadal en los últimos años.

No obstante, en el ámbito del Crossfit también se ha visto a competidores como Camille Leblanc-Bazinet, Mat Fraser, Rich Froning y Kara Saunders verificar el material de sus medallas con los dientes.

¿Por qué los atletas muerden las medallas? | Revista 21-15-9

Por aquel entonces (siglo XIX), la gente intentaba diferenciar al oro de la pirita, un mineral parecido al preciado elemento dorado pero imposible de rayar dada su consistencia. Si al morderlo quedaba una marca, era oro; caso contrario, se trataba de la pirita. En ese momento era la forma más efectiva y rápida de percatarse del valor de la posesión.

La práctica lleva unos cuantos años y ya se popularizó. Los jóvenes que crecieron viendo a sus ídolos morder las medallas, hoy los imitan.

Quizas te interese:

Davidsdottir se bajó de los Games: "No representaré a este deporte" | Revista 21-15-9

Davidsdottir se bajó de los Games: “No representaré a este deporte”

La islandesa volvió a hacer uso de sus redes sociales para referirse a la actualidad del CrossFit y tomó una decisión contundente de cara al futuro.